Construyendo Nuestro Futuro - Justificación

about-usEn años recientes, el mundo de la educación ha comprendido mejor la importancia del entorno en el proceso de aprendizaje. Se busca la combinación de edificios duraderos y estéticamente agradables que, a la vez, resulten totalmente funcionales y adecuados para su propósito. En el año 2014 se ha hecho evidente que hemos alcanzado una fase del desarrollo de The British School en la que los espacios de aprendizaje de los que se dispone en Tafira ya no cumplen con su objetivo, ni logran satisfacer nuestras necesidades pedagógicas.

A lo largo de casi 50 años, nuestras instalaciones en Tafira han crecido y se han desarrollado con extensiones y anexos construidos para poder acoger a más alumnos, de mayor edad y para proporcionar un espacio adecuado en el que impartir las diversas áreas del currículo. Este proceso de ampliaciones graduales ha creado una situación en la se advierte la carencia de una planificación coordinada del entorno escolar, en la que algunas aulas no resultan adecuadas para su actual función (ya que, con frecuencia, fueron diseñadas con otras finalidades) y donde existen algunas características que no cumplirían con los estándares internacionales de diseño y seguridad.

Uno de los principales motivos por los que nuestras actuales instalaciones no resultan adecuadas ni apropiadas es el cambio radical que se ha producido en el campo de la filosofía de la educación, en sus expectativas y en los factores que se consideran centrales. Unas instalaciones que eran adecuadas y funcionales en 1990 –y, por supuesto, también en 1966- ya han quedado anticuadas y se vuelven obsoletas. En el siglo XX, la educación se centraba en inculcar los conocimientos y competencias necesarios para la era industrial y era dirigida por el profesor haciendo énfasis en la uniformidad y la aceptación de lo establecido. Los entornos de aprendizaje se separaban según la edad de los alumnos y no había conexión con la comunidad que rodeaba al centro. El diseño de las escuelas y de las aulas reflejaba las normas de la época, muy marcadas por el papel directivo que el profesor desempeñaba en el aprendizaje y la enseñanza.

El siglo XXI ha sido testigo de un cambio de paradigmas, en el que la globalización y los fenómenos sociales y económicos impredecibles están dando forma al mundo y, en consecuencia, también a la educación. La escuela debe preparar a las nuevas generaciones para una realidad de incertidumbres, cambio y en rápida transformación. Debe permitirles que desarrollen su adaptabilidad, creatividad, actitud colaboradora y capacidad de reacción y que lleguen a ser individuos que se dirijan y gestionen a sí mismos. Todas estas habilidades resultan esenciales para el futuro. Las metodologías didácticas del siglo XX, que se basaban en que el profesor impartiera sus conocimientos, han quedado obsoletas, ya que las competencias necesarias para el siglo XXI no permiten que sean los profesores quienes dirijan a sus alumnos para que se conviertan en individuos creativos o flexibles. Estas habilidades sólo pueden adquirirse, verdaderamente, a través de experiencias de aprendizaje activas, basadas en la investigación y relacionadas con la vida real. Con nuestro plan de desarrollo escolar, en The British School hemos concretado la visión de la educación que queremos proporcionar a nuestros alumnos. Además, hemos identificado las metodologías curriculares y de enseñanza, las disposiciones de los alumnos y las distintas facetas de la responsabilidad social que deseamos desarrollar. Sin embargo, estos cambios también afectan al entorno físico del colegio: necesitamos proporcionar un ambiente de aprendizaje diario que permita el desarrollo de la creatividad, el aprendizaje activo, la investigación, la colaboración y la expresión individual - competencias necesarias en la educación de hoy en día.

Esta propuesta de nuevas instalaciones tiene en cuenta el nuevo paradigma educativo e incorpora muchas características importantes para apoyar la enseñanza y el aprendizaje en el siglo XXI:

  • Aulas conectadas con espacios exteriores de aprendizaje.
  • Estrecha conexión entre las áreas utilizadas por las distintas edades, lo que crea oportunidades de aprendizaje entre cursos diferentes.
  • Numerosos espacios para el trabajo individual o en grupos reducidos.
  • Aulas más amplias, que proporcionan más espacio para el aprendizaje dinámico.
  • Instalaciones para la enseñanza especializadas de las ciencias, el arte y la música en Secundaria.
  • Conexión informática en todo el colegio y con el exterior a través de una red totalmente integrada.
  • División del colegio en pequeñas comunidades para garantizar la atención al alumno, su bienestar y su seguridad.
  • Un único campus, unido y holístico, en el que toda la comunidad educativa pueda desarrollarse.

Estas características, y nuestro compromiso para apoyar a nuestros alumnos de la mejor manera posible, acentúan la importancia y el papel fundamental que este proyecto posee para la oferta educativa de The British School of Gran Canaria.


British School Of Gran Canaria
                                                 TAFIRA & OFFICE TEL +(34) 928 351 167 | FAX +(34) 928 351 065
                                                 SOUTH TEL +(34) 928 142 494 | FAX +(34) 928 148 573
Aviso Legal | © Copyright The British School of Gran Canaria | Webmail